lunes, 14 de enero de 2019

Acondicionamiento Del Hogar Y Salud


En un artículo publicado en el British Medical Journal del 26 de Febrero de 2007, investigadores pertenecientes a varias universidades de Nueva Zelanda, se proponen determinar si el aislamiento de casas antiguas incrementa la temperatura en su interior y mejora la salud y el bienestar de sus ocupantes.

El estudio se ha realizado en siete comunidades de Nueva Zelanda con bajo nivel económico, con la participación de 1.350 hogares, en los que vivían 4.407 participantes que ya contaban con un plan seguro. La intervención en estas casas ha consistido en la instalación, asignada de manera aleatoria de un paquete de medidas de aislamiento de la casa con materiales apropiados, mientras que en otras casas este aislamiento no se realizó. Las medidas realizadas tras la intervención o la no intervención en las casas fueron las siguientes:

  • Temperatura interior
  • Humedad relativa
  • Consumo de energía
  • Estado de salud comunicado a los investigadores por los habitantes de las casas
  • Episodios de disnea
  • Días perdidos en el trabajo o en la escuela
  • Visitas realizadas al médico general
  • Admisiones en el hospital.

Los resultados han sido los siguientes: El aislamiento de la vivienda se asoció con un pequeño incremento en la temperatura de los dormitorios durante el invierno (0,5ºC) y un descenso de la humedad relativa (menos 2,3%), a pesar de que el consumo de energía en las casas que fueron aisladas fue el 81% del consumo en las casas no aisladas. La temperatura de los dormitorios estaba por debajo de 10ºC durante 1,7 horas menos cada día en las casas aisladas que en las no aisladas.

Estos cambios se asociaban con una reducción de las probabilidades de un mal estado de salud en las casas aisladas, de pérdidas de días de escuela por los niños y de días de trabajo en los adultos. Las visitas al médico general fueron menos frecuentes en los ocupantes de las casas aisladas; también se redujeron las admisiones hospitalarias por afecciones respiratorias, aunque esta reducción no fue estadísticamente significativa.

La conclusión de los autores es la siguiente: El tratamiento con materiales aislantes de casas antiguas crea un ambiente interior significativamente más caliente y más seco, y resulta en una mejoría del estado de salud comunicado por sus ocupantes, con disminución de los episodios de disnea, de los días perdidos en la escuela y en el trabajo, y con una tendencia estadística a un menor número de ingresos hospitalarios por afecciones respiratorias.