jueves, 10 de enero de 2019

Para acudir a terapia no hace falta estar loco




Para Acudir a Terapia no necesitas estar loco para ir con el psicólogo. De hecho, acudir con él de vez en cuando no nos cae nada mal. Conoce los aspectos generales de esta área recurridísima de la medicina. La psicoterapia es el tratamiento de lo psíquico por medios psicológicos. Otro modo de definirla es “el tratamiento de alteraciones del estado de ánimo, de la conducta o de la interacción social, por medio de un dialogo estructurado”.


Formas de la psicoterapia


Existen dos formas amplias de psicoterapia: la primera, que se aplica a comportamientos normales del desarrollo humano, es decir, a comportamientos que no son gravemente disfuncionales (por ejemplo: una persona que tiene mucha ansiedad). La segunda se aplica al comportamiento humano grave o moderadamente disfuncional, con una cierta patología, y a la solución de problemas psicológicos que afectan seriamente al individuo (por ejemplo una persona con alcoholismo).

La psicoterapia sirve para que un individuo conozca en qué está mal, porqué está mal y qué es lo que puede hacer para mejorar las cosas. Es decir, una psicoterapia nos ayuda a profundizar en el conocimiento de nosotros mismos de tal modo que descubrimos cuáles son los defectos en nuestra conducta que pueden estarnos haciendo daño a nosotros y a los que nos rodean.


Por medio de la terapia aprendemos también cuáles son los motivos por los que nos comportamos así y cuál es el daño que nos producimos a nosotros mismos y a otras personas; y aprendemos también modos alternativos para dirigir nuestra conducta y nuestras emociones de un modo más sano. Para una buena psicoterapia lo primero que tiene que darse es un buen diagnóstico, es decir, que el psicoterapeuta debe tener una idea clara de lo que padece el paciente o cliente, de tal modo que pueda dirigir la psicoterapia hacia el tratamiento de lo que principalmente está funcionando mal en la vida del paciente.



Manejo de la psicoterapia


La psicoterapia se realiza básicamente en forma individual o de grupo. En el primer tipo, la relación psicoterapéutica se establece solamente entre el terapeuta y el cliente, procurando que el cliente sea capaz de alcanzar un mayor grado de madurez psicológica.

En el segundo tipo, la de grupo, el individuo se ubica y se mezcla con otros, formando así un grupo de interacción social terapéutica, en la que los pacientes y el terapeuta participan en la solución de los problemas y contribuyen al cambio en los comportamientos disfuncionales


Existe la psicoterapia para la pareja y para la familia.


Este tipo de terapia suele enfocarse asumiendo que los problemas psicológicos de un individuo son síntomas de un problema más amplio que lo involucra tanto a él como a las personas que conviven con él. En este tipo de terapias se atiende no solamente a un individuo sino a todos los involucrados en el problema, a una familia o ambos miembros de una pareja.

La psicoterapia es una relación entre personas, pero no es una relación cualquiera. Es una relación con un objetivo. Del mismo modo que una comida de negocios es una relación entre personas con un objetivo concreto, la psicoterapia es una relación de personas con un objetivo concreto.

Este objetivo concreto es lo que debe quedar claro tanto para el cliente como para el psicoterapeuta, a eso se le llama “focalizar” es decir, en una terapia no se trata de modificar toda la vida de una persona sino solamente aquellos aspectos que pueden estar provocando un cierto grado de disfuncionalidad. Acudir a terapia ayudan a modificar esos aspectos disfuncionales.



Técnicas de psicoterapia

Existen diversas técnicas para llevar a cabo la psicoterapia: las técnicas psicoanalíticas, las behavioristas o conductistas, las humanistas filosóficas; las gestalticas; las socio-grupales; las sistémicas; las transpersonales, la psicoterapia breve, la terapia cognitivo-conductual.

Cada tipo de psicoterapia es útil para determinado tipo de problemas. Por eso es conveniente acudir con una persona que tenga entrenamiento en técnicas psicoterapéuticas (psicólogo o psiquiatra), para obtener una recomendación bien sustentada.



¿Quién debe acudir a terapia?

Aquella persona que sienta la necesidad de una ayuda externa para controlar su propia conducta y sentimientos, cuando ya los medios habituales (vida laboral, social, conyugal y espiritual) no funcionan para proporcionar la armonía interna que debemos de tener todos.



¿Quién es un buen terapeuta?


Un profesional de la salud mental que tenga el entrenamiento adecuado, con cierta experiencia o buena supervisión, con una ética profesional excelente, en la cual el cliente sienta seguridad de depositar su confianza. Puedes acudir a un médico de confianza para que te recomiende a algún psicólogo o psiquiatra de su confianza.