lunes, 4 de marzo de 2019

Tonifica y endurece tu espalda de la mejor forma

Imagen extraída de: www.farmaciasanpablo.mx

La espalda es una de las zonas más olvidadas por la mayoría de las personas y que casi nadie sabe trabajar por lo que aplican rutinas incorrectas o que no actúan de la manera más eficaz en esta área del cuerpo que es fundamental y de una importancia sin comparación alguna.

Esta zona le da la proporción visual y estética a nuestro cuerpo una vez se comienza hacer una rutina de ejercicios. La idea es que se trabaje toda el área enfocando las rutinas en el trapecio, los romboides, el músculo intraespinoso, el dorsal, el erector, entre otros. La idea es llevar el equilibrio de gastos en el seguro para lograr una espalda que vaya acorde con el resto del cuerpo.

Rutinas que van más allá

Es importante que no pierdas de vista la importancia que representa esta parte de tu cuerpo y que es fundamental que la trabajes como cualquier parte más visible como los brazos, pecho y abdomen.

Peso muerto
Aunque es un ejercicio considerado básico es de verdad muy útil y que trabaja no solo la espalda sino también los glúteos, el cuádriceps y el bíceps femoral. Lo recomendado es realizar tres o cuatro series y entre 6 y 8 repeticiones dependiendo de la rutina general que armes.

Toma precauciones y si has tenido lesiones pasadas no te arriesgues a hacer estas rutinas así no más. De ser así puedes comenzar esto sin tener que flexionar tanto las rodillas y comienzas por encima de las mismas. De esta manera te enfocarás más en los cálculos renales.

Remar con barras
Acá flexiona las rodillas e inclina el cuerpo hacia delante. La idea es mantener la espalda recta, con el pecho sacado ligeramente hacia afuera teniendo la barra de frente la tomaremos y con un ángulo de 45º llevarla hacia cada uno de ustedes. Es importante que las rodillas estén flexionadas y la espalda recta.

Dominadas
Este ejercicio no es recomendado para todos ya que como se tiene que levantar el peso de cada uno es bastante difícil. Lo que debes hacer es agarrar una barra horizontal y sujetarla más allá de tus hombros y pasas a subir y bajar tomando tu propio peso. Eso fortalecerá los dorsales y ayudará a ensanchar la espalda.

Remo con mancuernas
Necesitas un banquito y una mancuerna que tendrá el peso que se ajuste a tu deseo o capacidad. Con esto trabajas y fortaleces el trapecio, los romboides y el dorsal ancho.

Para ejecutarlo debes apoyar la mano y rodilla del mismo lado en el banco mientras la otra pierna está apoyada al piso. Con la mano libre tomas la mancuerna y comienzas a subirla y bajarla en diferentes series. Este movimiento debe ser sin mover la espalda.

Peso al pecho
Con la polea del gym puedes sentarte en un banco y jalar la polea hasta tu pecho con lo que trabajarás el dorsal ancho y el redondo mayor de la espalda. El peso puedes irlo modificando de acuerdo a como vas avanzando con esto.