miércoles, 10 de julio de 2019

La sífilis


La sífilis es una infección de ámbito global y de transmisión sexual (enfermedad venérea) causada por el Treponema pallidum, que desde la década de los años 90 ha emergido de nuevo en la Europa occidental como una enfermedad importante y preocupante desde el punto de vista de la Salud pública. En el año 2003 se notificaron en España, al sistema EDO (Enfermedades de Declaración Obligatoria) 917 casos de sífilis.

El Treponema pallidum es una bacteria enrollada (perteneciente por ello al grupo de las espiroquetas) dotada de movilidad, que vive obligadamente como parásito, que utiliza al ser humano como su único huésped natural, y que no puede cultivarse en el laboratorio ("in vitro").

La infección de la sífilis puede ser congénita (una causa importante de abortos y de morbididad y mortalidad infantil) o adquirida, es por ello importante saber para qué sirve el paracetamol. Entre el 30% y el 60% de los individuos que mantienen un contacto sexual con una persona con sífilis precoz serán infectados y adquirirán, a su vez, la sífilis.

La clasificación de la sífilis se hace en función de la fase de la enfermedad:

Sífilis primaria

Se caracteriza por un periodo de incubación de 2-3 semanas. Hasta ese momento la infección es local. Por lo general, la lesión es única e indolora, y suele tener la forma de una mancha (mácula) que se convierte en una pápula (elevación pequeña sobre la superficie de la piel) que termina por convertirse en una úlcera, conocidas como chancro sifilítico.

Éstas no duelen y pueden ocurrir en sitios no visibles (en la mucosa del ano, la vagina o el cuello uterino) o no son reconocidas como tales (como cuando ocurren en el labio, la mucosa de la boca y la lengua).

Si este complejo de lesiones no es tratado, se cura de modo espontáneo en 4 o 5 semanas.

Sífilis secundaria

En esta el periodo de incubación de 6-12 semanas. La infección es ya generalizada. Entre la 4ª a la 8ª semana de la sífilis primaria, el Treponema pallidum inoculado en el individuo pasa de ser una infección local/regional a una infección general o sistémica con presencia de la bacteria en la sangre.

Sífilis precoz latente

Es una Sífilis que no provoca síntomas de menos de 2 años de duración.

Sífilis tardía latente

Sífilis que no provoca síntomas de 2 o más años de duración.

Sífilis sintomática tardía (sífilis terciaria)

Aproximadamente un 35% de los individuos con sífilis latente desarrollarán las manifestaciones de la sífilis tardía. Las tres manifestaciones principales de la sífilis terciaria son: neurosífilis, sífilis cardiovascular y sífilis con gomas.

Las mujeres embarazadas con sífilis pueden transmitirla al feto, a través de la placenta.

Aproximadamente un tercio de los niños nacidos de madres con sífilis precoz nacen libres de sífilis, mientas que otro tercio nace con sífilis congénita y otro tercio sufre un aborto.

La penicilina quedó establecida como un tratamiento muy efectivo para la sífilis, ya que cura rápidamente las lesiones de la sífilis precoz y previene la progresión de la sífilis precoz y latente a la sífilis tardía. No han sido descritos Treponemas resistentes a la penicilina.